Buscar
  • Rafael Méndez

La entrada del Señor de Araro


Las primeras visitas del Señor de Araro datan del año 1805, no se tiene un registro exacto de cuando empezaron las peregrinaciones pero se tiene conocimientos de que el cabildo de Valladolid ordenara que el Señor de Araro fuera trasladado a Zinapécuaro antes de la cuaresma y permaneciera ahí hasta la pascua, es así que con el paso de los años esta fiesta fue tomando su sitio una semana antes de Semana Santa.

Por muchos años la entrada se llevaba a cabo de miércoles a jueves pero en la actualidad se ha recorrido hasta el día viernes ya que hoy en día tanto la salida de Araro como las procesiones en Zinapécuaro comienzan por la tarde y continuan hasta la madrugada.

Al salir de Araro la imagen del Señor es llevada a través del pueblo hasta salir a la carretera que lleva a Zinapécuaro, en el trayecto los hombres que desean llevar en sus hombros al venerado Cristo se forman a ambos lados y esperan su turno, son doce las personas que cargan al Señor. A lo largo del camino las personas que viven a los lados de las carreteras colocan posas; mesas hermosamente decoradas con flores y demás adornos en donde descansa la imagen del Señor y que también sirve para hacer los cambios de turno para cargarlo. Dentro de este recorrido la gente también acostumbra quemarle pólvora en su honor, ya sea en "catillos" o "enchorizados"

Cuando el Señor llega al punto conocido como "la trasquila" se oficia una misa en la capilla que ahí se encuentra, en este lugar abundan los puestos de comida en donde las personas pueden degustar algo si así lo desean o continuar el camino hasta llegar a Zinapécuaro, son al rededor de 9 kilómetros de distancia entre un pueblo y el otro.

Normalmente el Señor de Araro llega al barrio de San Juan al rededor de la 1 o 2 de la madrugada, en dicho lugar es donde la fiesta comienza ya que ahí se colocan la rededor de 5 castillos además de que la gente adorna con flores y posas para recibirlo, los puestos de comida también se hacen presentes y el ambiente que ahí se respira es de una fiesta total, los peregrinos a su arribo se postan en las banquetas para descansar un poco después de la larga jornada, algunos ofrecen hacer el recorrido descalzos y llegan con llagas y ardor en los pies debido a los caliente del asfalto.

Para el día siguiente la procesión inicia alrededor de las 4 de la tarde después de terminar la misa que se oficia para despedir al señor de Araro de San Juan, al igual que la noche anterior la gente vuelve a adornar las calles y colocar posas, cabe señalar que los adornos ahí colocados son de un gran colorido y una basta diversidad, los castillos de pólvora tampoco pueden faltar y la gente disfruta de el maravillos ambiente que se genera durante el trayecto que termina cuando el Señor llega a la iglesia de la Santa Cruz, al otro extremo del pueblo.

El viernes, último día de la fiesta, el recorrido inicia de igual manera a las 4 y se continua con el trayecto hasta llegar al panteón en donde el Señor permanece por espacio de 4 horas y cuando la noche ha caído se reanuda la peregrinación por el pueblo hasta llegar a la parroquia de San Pedro y San Pablo en donde la imagen del milagroso Señor de Araro permanecerá por 40 días hasta que llegué el jueves de la ascensión de nuestro Señor.

Sin duda alguna esta es una de las fiestas mas hermosas que hay en el estado de Michoacán ya que puedes ver el amor que la gente dedica al Señor en cada adorno, en cada tapete de aserrín que la gente coloca en sus casas, muchos de estos son verdaderas obras de arte. Así como en la devoción que la gente le profesa durante los recorridos de los tres días, es una fiesta en la que la gente debería darse la oportunidad de asistir para poder disfrutar de la maravillosa experiencia que es estar en comunión con Dios debido a la cercanía que se tiene con Él en la representación de su imagen a la cual todos pueden acercarse sin que haya algún impedimento.


16 vistas

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com